Missratenes Halloween: Familienvater attackiert Horror-Clown | Anna Karenina | Obrońcy / The Defenders (20...
  Login

  





Últimos mensajes dejados por 111111

Mensaje escrito por 111111 el 11/11/2018 08:39:36 am - Puntaje: 2 
[image]http://images.pagina12.com.ar/styles/focal_16_9_960x540/public/2018-08/na09fo01_9.jpg?itok=Qy
S3mVgu[/image] ¿Cómo no desearle la muerte, con esa cara de sapo? Dra. en guante blanco... habría que matar a todo abogado, buitres y carroñeros en general

Mensaje escrito por 111111 el 10/11/2018 07:53:58 pm - Puntaje: 1 
Yo vos donde vivis? ¿Ya estás drogado?
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por 111111 el 10/11/2018 03:46:20 pm - Puntaje: 2 
Soy argentino y detesto al argentino de las ciudades. El argentino del interior, es otra cosa, muy diferente, es un latinoamericano más, en cambio la mierda que habita las ciudades es un asco, completamente repugnantes, mandapartes, creídos e inútiles en muchos niveles. Los peruanos son la gente más amistosa que pueda haber, aunque los de la ciudad también son un asco. Con los bolivianos pasa exactamente lo mismo: son hospitalarios y amables, pero los de la ciudad con algo de guita se creen príncipes, son muy estirados y aunque creen que tienen modales, sólo son presumidos. Hasta los chilenos de zonas rurales son gente encantadora... pero cruzate con los pajeros de Santiago o cualquier otra ciudad ``primer mundo´´ y te dan ganas de pasarles con una aplanadora por encima. En resumen: la gente de las grandes ciudades es una mierda, sin distinción de nacionalidad.

Mensaje escrito por 111111 el 10/11/2018 03:37:42 pm - Puntaje: 0 
Valonqhar escribió:
athlon72 escribió: Yo sólo he visto el primer capítulo de la primera temporada. La pregunta es si la serie mejora después.
Esta es una apreciación personal:1ª Temporada: Realmente excelente, salvo ligeros detalles, menores, es una muestra de como se debe hacer una adaptación de un libro.2ª Temporada: Comienzan los altibajos. Pero sigue siendo una buena serie.3ª Temporada: Idem anterior.4ª Temporada: Excelente levantada de nivel.5ª Temporada: Mediana, con caídas y fallas notables. 6ª Temporada: Los errores en los guiones y el aumento de los FX terminan comiéndose la buena labor realizada en algunos episodios. Los dos últimos episodios son magistrales.7ª Temporada: Debacle general en los guiones y tramas. La serie se convirtió en pura parafernalia de FX.

Mensaje escrito por 111111 el 10/11/2018 02:10:00 pm - Puntaje: 2 

Mensaje escrito por 111111 el 09/11/2018 11:28:44 am - Puntaje: 0 
``los negros de Derry son unos pajarones´´

Mensaje escrito por 111111 el 09/11/2018 10:09:24 am - Puntaje: 0 
``vos me caés mal, me voy del thread, y agradezcan que no me voy del foro ´´ hay que ser attention whore, eh?
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por 111111 el 09/11/2018 09:02:18 am - Puntaje: 0 
Pobre tipo, si por uno sólo que deteste ya se siente complicado para participar de un thread... ¿Qué sería de su vida, entonces, si en vez de uno o dos fuera el 98% el que te produce asco, como me ocurre a mi? ``qué buen thread Gary, pero no puedo participar porque casi todos me parecen unos manga de ñoños mediocres... un montón de poser ridículos y asquerosamente promedio en todos los putos sentidos así que chau, Gary desgraciadamente tu trhead está lleno de imbéciles que me alejan ´´ Increíble lo del enano llorón... adoptá un guacho y dejá de romper las bolas, la reconcha de tu puta madre, sorete llorón.

Mensaje escrito por 111111 el 07/11/2018 09:00:38 pm - Puntaje: 3 
quiero que mueras

Mensaje escrito por 111111 el 05/11/2018 05:27:38 pm - Puntaje: 1 
A mi me emocionó hasta las lágrimas.

Mensaje escrito por 111111 el 04/11/2018 02:58:08 pm - Puntaje: 7 
El título correcto era ``Se recibió de pelotude´´

Mensaje escrito por 111111 el 04/11/2018 01:53:07 pm - Puntaje: 0 
``Albañil encuentra 190.000 pesos y los devuelve´´, el titular se replicó por los medios, y en la ciudad se habló del hecho durante todo un día, o incluso dos, como suele ocurrir. Sin embargo acá, en el pueblo, fue una noticia de la que nunca se dejó de hablar, si aún hoy, años más tarde, todavía se recuerda la noticia, y con gran orgullo... porque el albañil de la noticia no es otro que el Turquito Hernán, hijo de los Saed, familia humilde y trabajadora, bien conocida por acá desde los tiempos de mis abuelos. Cuando el Turquito se fue a trabajar a la ciudad, junto a su compadre, nadie imaginó que unos meses más tarde iba a estar en las pantallas de todos los canales y en los diarios. Los noticieros lo entrevistaron con música lenta de fondo y los periodistas le hablaban con esa voz sentida, respetuosa y conmovida que usan para esos casos. Pero yo no tengo los recursos para conmover a nadie, así que les cuento un resumen: el Turquito, rodeado de micrófonos, contó con voz baja y su aspecto sencillo, que se subió a un taxi por Palermo, saliendo de la obra, y encontró en el piso del vehículo una cartera de mano de hombre, con la que se bajó sin decir nada al chofer... y dijo que al llegar a la pieza que compartía con su compadre vio que se trataba de un montón de billetes junto a algunos papeles y recibos. Confesó que los escondió en el placard durante algunos días, porque no estaba del todo seguro si iba a poder contactar al dueño y no creía que llevar esos fajos de dinero a la policía fuese la mejor idea. La historia termina en que algunos días más tarde, finalmente logró contactar por Facebook a la persona que parecía ser el dueño y, sin dudarlo, le dijo que podía pasar a buscar su dinero por su casa cuando quisiera. El otro, de nombre, Jorge, según recuerdo, fue esa misma tarde, incrédulo y agradecido hasta las lágrimas porque, relataría más tarde, ese dinero era para pagar una prótesis para no sé qué familiar que... bueno, alguna de esas cosas. Y al otro día, aún conmovido por el gesto del albañil, llamó a un noticiero para hacer público el suceso y, sí, los medios fueron tan rápido o más que él por su dinero porque, bueno, era la noticia perfecta: humilde joven trabajador devuelve el equivalente a un año (o dos?) de trabajo a un desconocido que tenía que operar a un familiar... No había mucho que pensar, esa noticia era de las pocas buenas noticias que generaban audiencia (vieron que el 95% son sangre, femicidios o infanticidios en ritos umbanda, mientras que sólo el 5% son del tipo leal caniche salva a un bebé, generosa familia adopta a una abuelita en situación de calle, o taxista honesto encuentra 2 millones de dólares y los devuelve). Y así fue que durante algo así como 48 hs. nuestro humilde vecino llevó el nombre nuestro pueblo a lo más alto en orgullo a nivel nacional. Claro que a la semana los medios ya ni recordaban el honesto albañil ni tampoco al pueblo donde aquel nació y se crió, recibiendo enseñanzas y heredando valores de esos que ya casi no se ven, sobre todo en las ciudades, donde ya no se puede ni mandar un whatsapp en la vereda sin estar mirando para todas partes, esperando lo peor de un momento a otro... Pero cuando el Turquito volvió a los pagos, tres meses más tarde, el intendente en persona se acercó a su casa para felicitarlo y para agradecerle que haya mencionado a su pueblo con el orgullo con que todos lo vieron, a lo largo y ancho del país. Después de eso no hicieron falta más que algunas horas para que todo el pueblo sepa que el nuevo orgullo local había vuelto a casa de sus padres, por algunos días, y así fue que toda esa semana la casa estuvo recibiendo visitas. La directora de la escuela fue a los días, o algo así, lo invitó a la escuela del pueblo para que los chicos lo conozcan ``en persona´´ y de paso les pudiera dar alguna charla, que nunca está de más, ``cosa que le agarren gusto al camino del bien´´. Los padres estaban que no pasaban por la puerta. Los dos, la madre y Don Saed, como todos lo conocían, ya viejos y bastante maltratados por una vida de sacrificios y trabajo duro, se emocionaban hasta las lágrimas cada vez que los felicitaban por la buena fama del hijo, que, como todo lo bueno, empezaba una buena casa y seguía, claro que sí, por una comunidad igualmente buena... La cosa es que el Turquito estuvo unos meses en el pueblo, y antes de volver a la ciudad pasó por la escuela, donde fue recibido como si fuera una estrella de fútbol o un youtuber... comparación que decíamos con ese humor inocentón pero a la vez corrosivo con que hablamos por acá: ¿qué puede tener de ejemplar un hombre grande en pantalones cortos pateando una pelota? ...y ni hablemos del Rubius y toda esa ruina -como decimos acá- que se las pasa filmándose haciendo y diciendo pavadas en la computadora. Al Turquito, en efecto, los chicos del pueblo lo recibieron como a un ídolo, sólo que en vez de esos falsos ídolos que no son ejemplo de nada, él sí lo era. Él era todo un ejemplo de honradez... y humildad... y de lo buena gente que somos los de cualquier parte, sin lujos ni mucho menos... Pero incluso el hogar más pobre y modesto, puede forjar al hombre más noble entre los nobles. Bueno, se entiende la idea, ¿cierto? No quiero extenderme más de la cuenta. En síntesis, que nuestro chico pasó por la escuela un par de días y habló en el escenario acompañado por la directora y las maestras, entre las que estaba su antigua señorita de la primaria, ya anciana y en silla de ruedas, quien no quiso perderse la ocasión. Y supe que los siguientes domingos fue invitado por el párroco, y también se reencontró con su antiguo catequista... en fin, todo muy emotivo, ya se darán una idea, las viejas moqueaban en primera fila y los viejos miraban con ojos vidriosos y el pecho henchido de sentimientos de orgullo, carajo, de ese orgullo que tenemos los del campo, los del pueblo y los de todo origen modesto y alejado de tantas luces y la locura de las grandes ciudades. Y así por todo el pueblo, pero ya está, podría enumerar cien anécdotas por el estilo pero todo sería más de lo mismo. Y entonces llegó el día en que volvió a armar su valija y todos fuimos a despedirlo a la plaza principal, en medio del pueblo, donde pasaba el ómnibus de larga distancia que lo llevaría de vuelta para la ciudad donde, nos dijo, había mucho trabajo en la construcción, a Dios gracias. Cosas raras de la vida, nunca más volvió por el pueblo. Al principio, los primeros meses, don Saed contaba que el Hernán andaba con mucho trabajo en una constructora de las grandes, ``con contrato y todas esas cosas que tienen las empresas serias de la ciudad´´, así que por algún tiempo no iba a andar por el pueblo. Los vecinos y parientes celebraron la buena noticia y enviaron saludos... mientras el mito comenzaba a crecer. Sí, yo sé, parece demasiado... pero, tan es así, que a lo pocos meses algunos ya hasta proponían un homenaje más formal, como que la intendencia le pusiera su nombre a alguna calle, a la salita de primeros auxilios o alguna otra cosa por el estilo, primero medio en broma, pero al cabo de un año o algo así, se supo que el comisario lo había andado comentando con el intendente porque, a su modo de ver, esos eran los valores que debían honrarse en una comunidad. En lo personal creo que la honestidad y la honradez son, pro supuesto, valores enormes para cualquier comunidad y para todo individuo... pero también pienso a veces que hay honradez y HONRADEZ: la primera se escribe a mano, con lápiz, en un anotador personal... y la segunda tiene prolijas letras de molde, fabricadas a medida, con una altura de tres metros cada letra, bordeadas, una por una, con luces de neón rojo, y que se instalan a la entrada de un pueblo a modo de una bienvenida que más parece un anuncio, casi una advertencia para cualquier visitante. ``NOSOTROS SOMOS LOS MÁS HONRADOS.´´ Yo digo, jaja... Qué sé yo... Casi me da un poco de vergüenza porque seguramente estoy viendo mal las cosas, si hasta el cura creo que estaría de acuerdo con ese letrero de ser propuesto y presupuestado, y es buen hombre, no vayan creer que no, muy buena persona, no como esos curas de los escándalos, nada que ver, señor. Pero, bueno... está bien, sí, en una de esas hubiera un poco de soberbia en tanto orgullo, pero después de todo, ¿quién es perfecto, no? Y el Turquito, la verdad, se había pasado de honesto, ¡como para no estar así de orgullosos, caramba! El hombre ese, Jorge o Juan, cuando habló con los medios contó que ese dinero era una colecta que habían hecho entre familiares, amigos y compañeros de trabajo... toda una cadena de buena gente que le había confiado a él la función de tesorero... y cuando descubrió que, producto del estrés y los apuros, había perdido el dinero, sencillamente quería desaparecer del mundo... ni siquiera sabía bien adónde había perdido la cartera, si en el taxi, en un café por Av. Santa Fe o sencillamente en alguna vereda, en cualquier caso estaba completamente convencido de que nunca jamás iba a volver a ver a reunirse con ese dinero... sin embargo una semana más tarde, como ya conté, recibe un mensaje por Facebook y se encuentra con la noticia menos esperada. Esa misma tarde pasó por el hotel familiar donde se estaba alojando y, tras abrazar a su salvador y agradecerle entre sollozos por su increíble honradez, el hombre le ofreció el 10% de aquel dinero, cosa que tanto agradecimiento no quedara sólo en un par de palmadas en el hombro. -Pero el muchacho no me quiso recibir, y eso que le insistí, y muchas veces...-confesó ante las cámaras sin poder contener del todo un sollozo- Me dijo que no podía aceptar ni un peso, en parte porque ``ese dinero tenía mejor misión´´ y en parte porque ``sólo hice lo que cualquiera hubiera hecho´´, así, con esas palabras... Y claro, así con esas palabras entregó todo ese dineral sin titubear e incluso azorado, casi avergonzado ante las cámaras, para todo el país, mandando saludos a la gente de su pueblito de apenas dos mil habitantes. ¿Cómo no iba a estar mi querida comunidad conmovida hasta lo más hondo? Y ahí quedó la historia, y así fue que el nombre de Hernán ``el Turquito´´ Saed comenzó a rodar por todo el pueblo y también por los vecinos... ¿quién lo hubiera pensado? Pero siempre supe que esa historia estaba incompleta. Y no porque los años siguieran sumándose sin que el Turquito volviera a pasar por acá, ¿eh?, no: yo desde el primer día supe que había algo raro con toda esa historia. No vayan a pensar que yo soy uno de esos vecinos desconfiados o, peor, que estuviera celoso de la fama del Hernán, al contrario, al principio estaba tan contento como cualquiera de ver a uno de los nuestros en la tele, y por algo bueno, nada de crímenes ni locuras... como cualquiera o incluso más, porque el Turquito y yo fuimos grandes amigos durante toda la infancia y hasta mocitos también. Y digo grandes amigos... después, bueno, la vida nos llevó por lados distintos, con sus giros y todas las distracciones y obligaciones que van a pareciendo por el camino, pero sí, fuimos buenos amigos y llegamos a conocernos muy bien, o al menos todo lo bien que pueden conocerse dos amigos... por eso sé que es un tipo sencillo y de buen corazón, pero no de los que devuelven 190.000 pesos a un desconocido. Si se tratara de un conocido del pueblo, creería que sí. Y si el distraído fuera un pariente o alguien de alguna familia cercana, sin dudas que sí, lo mismo que entre amigos o familiares., en casos como esos, sin dudas que el Turquito era de los que irían corriendo a devolver lo hallado... ¿pero a un completo desconocido, de la ciudad? Así que lo llamé, para saludarlo y para charlar un poco. Lo hice varias veces y siempre me atendió contento y muy amistoso, pero también siempre estaba muy apurado y siempre terminábamos quedando para charlar en unos días con más tiempo. Se lo oía bien, eso sí. No llegábamos a hablar mucho, pero siempre se lo oía optimista y animado., para mi era fácil saber adivinar eso, porque lo conocía de toda la vida y, en esos casos, ya desde el ``hola, quién es´´ uno puede ir dándose una idea de cómo está el otro, ¿cierto? Y así se pasaba el tiempo y nunca podíamos hablar demasiado, hasta que necesité un favor. Por llevarle la contra mi querido viejo me metí en un crédito con el banco provincial para comprarme una casa en un terreno los que venía echando el ojo desde hacia rato... Pero no voy a adentrarme en esa historia para no alargar por demás más este relato, sólo voy a decir que el viejo tenía razón y que lo que en su momento me pareció una solución perfecta y bien calculada, con el correr del tiempo se fue transformando en una carga más y más grande con la que al final hasta puse en riesgo a mi avales, que no eran otros que mis propios hermanos. Y entonces lo llamé al Hernán, casi sin pensarlo, sólo para charlar un poco con alguien de confianza y que no estuviera involucrado en el tema de esa hipoteca maldita... de inmediato me dijo ``a vos te pasa algo, hermano´´ y, aunque no sea cosa hombres, me tembló la voz por tanta angustia acumulada, y le conté, por desahogarme nomás, las malas nuevas. Se quedó en silencio un ratito y al principio lo noté indeciso, como si estuviera dudando sobre qué responderme... Por supuesto me dijo que no me preocupe, que todo iba a estar bien y todas esas cosas horriblemente vacías que se suelen decir en situaciones de esas embromadas de verdad, y en las que todos sabemos que nunca terminan bien. Pero entonces me preguntó de cuánto era el monto... y, cuando le dije, me respondió con voz tranquilizadora, casi risueña, que no tenía de qué preocuparme, que para eso estaban los amigos... aunque de inmediato su voz se tornó muy seria y me dijo que sólo tenía una condición, una exigencia: que aquello quedara exclusivamente entre nosotros dos y nadie más. -Ni a tu familia, hermano... Inventales que el banco te prorrogó la deuda o cualquier cosa, pero me tenés que prometer que esto queda entre nosotros. Después me pidió algunos datos -que le pasé completamente incrédulo, pero sin discutir una palabra- y antes del fin de semana el banco me comunicaba que el rojo estaba cubierto... y también el resto de la cuenta pendiente, con lo que toda la hipoteca quedaba cancelada y, de un día para otro, ya era el legítimo dueño de la casa y sus extensos terrenos. Todo gracias a mi amigo, el albañil... cuya única preocupación era que nadie se fuera a enterar. Le agradecí de todas las formas en que puede agradecerse por teléfono y le aseguré que con el tiempo iba a cubrir su desembolso porque, no vayan a creer que no, el trabajo nunca me ha faltado, a Dios gracias, y si caí en estos problemas fue por ingenuo, y nunca por achanchado. Y me dijo que no había apuro, que ya lo veríamos más adelante... y yo no quería ser indiscreto, pero a esta altura me moría por preguntarle si se había ganado la lotería o, bueno, si en qué andaba... pero no podía, aunque nos teníamos toda la confianza y un enorme aprecio. O justamente por ello. Después de eso yo lo llamaba todos los fines de semana para charlar un rato y saber cómo andaba. El también me llamaba de vez en cuando y dejaba saludos para todos. Respecto a mi deuda hacia él, de a poco me fue quedando claro que el asunto lo incomodaba., siempre me decía que ya habría tiempo para eso y me cambiaba de tema, recordando andanzas de la niñez o preguntando si esta o aquella ya se había casado y esas cosas... así que yo también fui dejando ese tema de lado, sabiendo que había sido claro con mis intenciones de pagar y que cuando fuera el momento él sabría decírmelo, sin dudas. Pero nunca pasó y, en vistas de lo que hoy sé, dudo que vaya a pasar.

Mensaje escrito por 111111 el 04/11/2018 12:51:11 pm - Puntaje: 0 
Garyullo escribió: Espero ser el primero en postear: ah, se veía venir.
Indudablemente. En un rato corrijo todo el texto, le doy algún retoque y lo posteo a la oración, como decimos acá en el campo, aijuuuuna! nota: ``a la oración´´ es ``a la tarde´´ o ``a la nochecita´´.
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por 111111 el 04/11/2018 12:43:48 pm - Puntaje: 0 
Qué buenos rebusques, amigos Es otro el final, lo terminé hace un ratito pero antes de postearlo quería ver qué decían los lectores... porque viste que después todo el mundo dice ``ah, se veía venir´´
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por 111111 el 04/11/2018 10:32:52 am - Puntaje: 0 
Comentario y consulta a quienes estén leyendo el cuento de arriba: Comentario: ya estoy a punto de terminar el relato. Consulta: ¿cómo piensan que termina la historia? Con esta pregunta me propongo saber qué tan obvio es el desenlace... Gracias.